En los últimos años a los distintos estudios sobre comunicación política se ha sumado la neurociencia como disciplina que busca entender los diferentes procesos que condicionan el comportamiento y que hace que los sujetos se inclinen por un candidato u otro, que decidan su voto o que ofrezcan su compromiso a un determinado partido. Dependiendo de qué y cómo se transmiten los mensajes políticos a las personas, éstas conforman su criterio y actúan en consecuencia.

Es muy relevante entender que en comunicación política no solo es importante el contenido de lo que se transmite sino también como este se escenifica. La comunicación verbal es fundamental pero no sería eficaz si esta no se apoya en una comunicación no verbal que refuerce y legitime el mensaje.

En este sentido los políticos juegan un papel primordial y su forma de comportarse ante los individuos, como puede ser en un debate electoral televisado, en muchos casos determina cambios de actitud entre los potenciales electores. Un político puede transmitir seguridad, tener una postura relajada, aparecer sonriente, parecer confiado, empatizar con las audiencias, etc.. y estas variables sin duda tendrán una repercusión importante sobre la opinión creada.  

Conscientes de esto, el equipo de Neurolabcenter UCM lleva a cabo distintas líneas de investigación mediante la fusión de campos de la neurociencia, la neurocomunicación y el neuromarketing que permiten el análisis de los discursos políticos, los efectos del framing en la exposición de ideas así como los procesos cognitivos que inciden en la toma de decisiones de los individuos.